loading

El fútbol se degradó en Colombia


Lamentablemente por los hechos que hubo el pasado sábado 4 de diciembre en Villavicencio, a raíz del partido de la última fecha del cuadrangular B entre Llaneros y Unión Magdalena en la segunda división. Nuevamente como sociedad colombiana quedamos en el ojo del huracán, ante un acontecimiento que nos hizo recordar esas épocas oscuras donde solo día y noche se hablaba de amenazas, asesinatos y amaños en el balompié profesional.

Porque no es necesario ser periodista, técnico, jugador, exfutbolista o hincha para saber la pasividad vergonzosa que tuvieron varios jugadores del equipo de los “Llanos orientales”, que al minuto 95 al estar el partido empatado 1-1 no opusieron resistencia para contrarrestar o rechazar el ataque de Jonathan Segura, quien terminó haciendo la segunda anotación y que de paso les dio el ascenso a la Liga a los del “Ciclón bananero”, en vez de Fortaleza que en escasos 30 segundos se le escapó de las manos dicho objetivo, tras perder como local en el estadio Metropolitano de Techo ante Bogotá FC 1-2.

Eso sí, obligatoriamente todas las instituciones lideradas en asuntos judiciales y deportivos deben estar muy compaginadas para que todo el peso de la ley suspenda, castigue, anule y expulse así sea con tarjeta roja a los que estén involucrados en el “Pacto del Meta”.

Aun así, estamos a tiempo de demostrarle al mundo, que queremos mejorar nuestra imagen y que ninguna de las versiones del “todo pasa” o es algo “normal” no será aceptada en nuestra cotidianidad. Porque apoyar o peor aun ocultar la ilegalidad es una conducta bochornosa y pecaminosa.

Columnista: Sebastián López Alzate

Deportes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *