loading

El compromiso y los retos del próximo Gobierno


Cada vez faltan menos días para las próximas elecciones presidenciales que se llevarán a cabo el próximo domingo 29 de mayo en toda la geografía colombiana, donde en total en la baraja de candidatos aparecen 8 representantes con movimientos, ideologías y formas de trabajar muy diferentes.

Por lo que es una obligación necesaria como colombianos, el empezar analizar y debatir el comportamiento de unas campañas que han sido plagadas de errores, de ataques y ruido innecesario pero cuyo final inevitable es la elección del próximo jefe de Estado para Colombia. Además esta situación de incertidumbre, cansancio y miedo es compartida por muchos, pero necesitamos volver a tomar impulso para llegar a la meta y que esta nos lleve a un final si no feliz por lo menos esperanzador.

Para empezar, el próximo Gobierno como no la tiene nada fácil tiene que iniciar con el pie derecho y eso solo se logra si desde el principio todo el equipo gubernamental entiende el momento histórico que le toca asumir. Pero tal vez lo más importante es que aprenda las lecciones que le deja la actual administración recordada precisamente por la acumulación de hechos lamentables.

En primer lugar, se debe reconocer el costo inmenso para el país cuando tiene un presidente sin la experiencia necesaria para asumir semejante tarea en los momentos difíciles, un ejemplo que lo podemos ver con claridad en la actualidad en torno a la gestión de Iván Duque. Unos casos que también se han visto reflejados en la cúpula de ministros, al ser muchos de ellos novatos, mal preparados y lo peor muy arrogantes.

En segundo lugar, no hay buen equipo que valga si no se tiene una agenda clara conectada con las demandas de la mayoría. Un gobierno que solo responde a los intereses de un grupo específico termina desgastado antes de que pueda empezar a mostrar resultados. Como se trata de ser optimistas, supongamos que en esta última etapa de la campaña presidencial sí se definen metas claras de manera que quien llegue finalmente a la Presidencia responda a los intereses de todos los que necesitan ayuda o cambio. Eso se llama gobernabilidad, eso que este gobierno no ha tenido. De ahí la insistencia de poder diferenciar a los candidatos no por sus peleas e insultos sino por la claridad y madurez de sus propuestas, así como por las estrategias para lograr sus objetivos.

Columnista : Sebastián López Alzate

Politica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *