loading

La final perfecta


Después de un largo semestre en el fútbol profesional colombiano que ha dejado grandes momentos, sorpresas y revelaciones como la eliminación del Deportivo Cali en la fase regular o la destacada actuación con goles del delantero Dayro Moreno con la camiseta del Bucaramanga.   

Llegó el momento esperado de disfrutar una nueva final, que a partir de hoy en la ciudad de Medellín se disputarán los primeros 90 minutos entre dos conjuntos sólidos, confiables y con pergaminos de peso para gritar campeón. Por un lado, esta Atlético Nacional, el club más laureado de Colombia con 30 títulos y que sabe lo que es disputar estos partidos decisivos, pero independiente de la historia los dirigidos actualmente por Hernán Darío el “Arriero” Herrera, cuentan con una muy buena base de jugadores en todas sus líneas y lo mejor de diferentes edades.

Entre la juventud se encuentra el portero titular Kevin Mier, donde sus grandes atajadas en los cuadrangulares ante Millonarios y Junior le permitieron al “verde paisa” llegar nuevamente a una finalísima en Liga tras 4 años de sequía. Además, en la defensa no nos podemos olvidar de Juan David Cabal o las alternativas de Jimer Fory, Hayen Palacios, Tomas Ángel, Nelson Palacio, Yeison Guzmán y Ruyeri Blanco que han tenido minutos en este primer torneo del 2022.  

Aun así, el grupo de los futbolistas de experiencia es mucho mayor con Cándelo, Aguilar, Olivera, Banguero, Gómez, Duque, Mejía, Mantilla, Andrade, Barrera, Pabón, Gio Moreno y el “devorador” Jefferson Duque que pese a las críticas sigue estando a la altura en los momentos difíciles.

Luego en la esquina del frente, está el Deportes Tolima que en un año de calendario jugará su quinta final en Colombia exactamente el balance es tres de Liga, una de Copa y una de Superliga. Acotando que el “Vinotinto y oro” clasificó sin ningunas dudas tras dejar en el camino a Envigado, La Equidad y el Deportivo Independiente Medellín. Entre las fortalezas que tienen los comandados por Hernán Torres está la presión alta, la velocidad, la verticalidad, la posesión del balón y el contraataque que lo hacen un equipo jodido, incómodo y complicado de vencer.

De todas maneras, pase lo que pase el próximo domingo en el estadio Manuel Murillo Toro cuando se juegue el compromiso de vuelta, esta final será recordada como una final perfecta por la cantidad de virtudes, datos y estadísticas que hay alrededor de dos equipos que se han enfrentado en muchas ocasiones en el transcurso de esta última década.

Columnista: Sebastián López Alzate

Deportes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *